Connect with us

Las 5 razones por las que “Made in México” se convirtió en una de las producciones más polémicas de Netflix

actualidad

Las 5 razones por las que “Made in México” se convirtió en una de las producciones más polémicas de Netflix

Las 5 razones por las que “Made in México” se convirtió en una de las producciones más polémicas de Netflix

La apuesta de Netflix en reality show

“Una burla para los mexicanos”, “superficial” , “materialista y hueco” y “racista” son solo algunos de los calificativos que ha recibido el reality show Made in Mexico, que presenta la vida de 9 personajes del más alto nivel social del país y que a través de este programa de streaming buscan mostrar a la gente “común” que, a pesar de tenerlo todo, deben lidiar con los problemas cotidianos que enfrenta cualquier ser humanos.

El show ha sido tan criticado que el popular columnista de espectáculos mexicano Álvaro Cueva hizo un llamado a dejar de expresar el sentimiento de enojo que despierta en los espectadores, para no darle a Netflix lo que quiere: despertar la controversia.

 

“Made in Mexico sigue la vida de nueve miembros bien conocidos de la alta sociedad, revelando las vidas imperfectas de una élite aparentemente perfecta. Son apasionados, auténticos, fashion, sofisticados y saben cómo marcar tendencias en una de las ciudades más vibrantes del mundo“, señala un comunicado de Netflix sobre la serie estrenada el 28 de septiembre.

Los protagonistas son conductores de TV, modelos, socialités, empresarios y otros que son famosos sólo por pertenecer a un determinado círculo social.

Hasta ahora se encuentran disponibles ocho capítulos, a través de los cuales los protagonistas han tratado de demostrar que tienen problemas de alcoholismo, para encontrar el amor… y también su lado positivo como la tolerancia hacia las distintas clases sociales.

Y su lado clasista que ha despertado esa ola de críticas negativas, que según Álvaro Cueva, muestran que es un éxito.

1.Los mexicanos “no estereotipados”

Uno de los objetivos del show es quitar los estereotipos del mexicano

En el primer capítulo, uno de sus protagonistas aseguró que con la producción se busca romper el estereotipo que se tiene del mexicano, pero no se explica si se refiere a una cuestión racial, ideológica o económica, pues de los nueve, ninguno encaja en el genotipo del mexicano.

2. Un reality show en español, pero hablado en inglés

Netflix presenta el show como su apuesta del primer reality y además hablado en español, pero algunos de los protagonistas son estadounidenses avencindados en México o mexicanos con formación en el extranjero que gran parte del tiempo hablan en inglés, algunos hasta fingen el acento para que su inglés se escuché mejor.

Todos los participantes del controvertido reality estrenado el 28 de septiembre
3. La superioridad implícita

Uno de los objetivos del reality es demostrar de alguna manera que los juniors también lloran al compartir episodios como el problema con el alcohol de Roby Checa, quien tiene que lidiar con las expectativas que su familia tiene de él y que no puede cumplir o también en ser un padre que no ve a su hijo; el secuestro que sufrió el conductor y modelo Carlos Girón Longoria o los problemas de Pepe Díaz, ex novio de la cantante Belinda y la actriz Eiza González, para encontrar el amor.

Pero, por otro lado, también dejan implícito su linaje, como es el caso de Kitzia Mitre, diseñadora de modas, quien se presenta como descendiente de Moctezuma (el último emperador Azteca). ShaniK Aspe, quien asegura que le gusta la fama por ser conductora de televisión “porque me pagan por ser yo”.

Los problemas de la gente común llevados a streaming por jóvenes de sociedad

O el mismo Pepe Díaz, empresario y dueño de antros, cuando asegura haber salido con distintas modelos, de quienes odia su dieta porque contiene ajo y cosas raras que luego hacen que huelan mal.

“No hay un evento importante en México, que ni mamá no esté invitada”, dice en otro de los capítulos Carlos Girón.

4. El culto al ego de Hanna

Hanna Jaff es otra de las participantes del reality, que a lo largo de todos los capítulos no deja de destacar su filantropía y gran cantidad de maestrías, doctorados y reconocimientos así como sus viajes que la han llevado hasta 56 países.

 

Dirige la Fundación Jaff de ayuda a personas vulnerables y de acuerdo con Netflix, aceptó trabajar en el proyecto porque quiere mostrar una mejor imagen de México.

Pero deja entrever el estereotipo que ella misma tiene del mexicano, cuando en un casting para un desfile de modas con fines caritativos, se sorprende al ver a una mexicana pelirroja.

5. Pretender ser “guey” y “buena onda”

A lo largo de los distintos capítulos, los protagonistas explican a la audiencia el significado de algunas palabras propias del mexicano como “guey” (usada comúnmente para referirse a alguien con familiaridad).

Pero también hay situaciones forzadas en las que se intenta hacer ver a los protagonistas como gente “común”, una es cuando Pepe Díaz en compañía de Roby visita un centro de rehabilitación donde se entrevistan con un joven que conmovió durante el pasado terremoto en Ciudad de México, en septiembre de 2017, al estar levantando escombros en silla de ruedas y al que el empresario regaló una prótesis pata que pudiera caminar.

Al final de cuentas, Made in Mexico solo retrata la frivolidad de una parte de la sociedad en el país que come paella, visita lugares exclusivos y se viste con ropa de diseñador. Fuente: infobae.com

Continua Leyendo
Tambíen te puede gustar...
Click para comentar

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of
To Top